Semana 21 de gestación

Estás ya en la semana 21 de embarazo, momento para ir ajustándote a este estado, viviendo el milagro diario del crecimiento de tu bebé que hoy puede estar midiendo entre 24 y 25 cm y pesando alrededor de 300 gramos.
Write your awesome label here.
EL BEBÉ
¡Claro que crece a pasos agigantados! Ya con todos los nutrientes disponibles para su crecimiento, tragando líquido amniótico con frecuencia, absorbiendo los nutrientes en el intestino delgado y pasando al grueso lo demás, es importante que sepas que su principal fuente de nutrición sigue siendo la placenta.

Si bien sus movimientos pueden ser erráticos, cada vez toma más control de estos, aprovechando que su cerebro logra conexiones y su sistema nervioso sigue madurando para captar desde sus sentidos lo que ocurre, sensaciones como presión, luz, temperatura y como ya lo habíamos mencionado, audición. Te asombrará saber que tu bebé puede moverse hasta 50 veces por hora ¡Y también puede hacerlo estando dormido! Si lo sientes más en la noche, es porque ya estás tranquila, en silencio, logrando tu propia quietud para sentir más.

No te asustes que luego de nacer y en la medida en la que crecen es posible que una patada suya te despierte, porque mientras duerme se moverá por toda la cama en la noche. Hoy permanece con sus párpados cerrados aún estando despierto, pero para este momento empiezan los movimientos oculares.

En esta semana, la piel de tu bebé sigue estando arrugada y translúcida.

LA MAMÁ
Si antes no veías la hora de que se te viera la pancita, ahora no tendrás como esconderla. Tu cuerpo se sigue acomodando perfectamente a los cambios y crecimiento aunque ya tendrás que hacer cambios en tu ropa. También puede ocurrir que tu ombligo se salga debido a la presión que ejerce el útero en crecimiento sobre el ombligo, no te preocupes, esto suele ser temporal y vuelve a la normalidad después del parto.

Del sexo poco se habla, incluso entre conocidas poco se comparte este tema, es importante que sepas que lo que más debe primar es el deseo que tengan como pareja. También es importante que sepan que no le van a hacer daño al bebé, y que hay muchas formas de tener sexualidad en la pareja sin que necesariamente haya penetración. Si alguno de los dos no quiere tener relaciones, y los está afectando, además de conversar, pueden buscar una asesoría que les permita encontrar alternativas positivas para los dos como pareja.

COMO OBSTETRA TE RECOMIENDO
Durante este segundo trimestre podrías sentir más descargas vaginales; se tratan de salida de abundante cantidad de flujo líquido. Se puede diferenciar de la ruptura de membranas porque no te mojará la ropa de manera importante ni dejarás charco en el suelo, además sale por intervalos y no de manera continua, como hablamos anteriormente, es importante que vigiles que no haya mal olor ni picazón.

Tal como te lo he propuesto en semanas anteriores, el ejercicio es una excelente manera de mantenerte en forma durante este periodo, y puede incluso ayudarte a reducir algunos síntomas, como las várices, el aumento de peso en exceso, así como el dolor de espalda y el del pubis (llamado pubalgia). Si no has comenzado y lo estás contemplando debes tener en cuenta entonces que es importante comenzar de a poco, dándole espacio a tu cuerpo de adaptarse, y eligiendo la práctica que más disfrutes. Hacer yoga, natación o caminar, son algunos ejercicios que te podrían gustar y ayudar mucho, si has hecho ejercicio antes o tienes entrenador personalizado, puedes pedir rutinas adaptadas para tu momento de gestación, y condiciones médicas.

Los masajes en cualquier momento caen bien, estemos o no embarazadas, pero para esta etapa el masaje puede ser un gran aliado si lo haces con una fisioterapeuta profesional experta. Te pueden ayudar a disminuir algunos dolores, alivianar algunas tensiones, liberar estrés, e incluso llevarte a conciliar un sueño tranquilo. Aunque te lo esté sugiriendo yo, es importante que comentes con tu médico tratante en caso de haber alguna situación de riesgo.

COMO DOULA TE INVITO
Trabajar y fortalecer tu piso pélvico con los ejercicios de Kegel y otras prácticas, va a tener muchos beneficios para ti si inicias desde ahora. Durante la gestación puede disminuir las dolencias, te ayudará a mantener una correcta alineación y postura para la columna, evita la incontinencia urinaria de esfuerzo; Durante el parto te va a permitir enfocar y visualizar mejor la zona hacia a donde va a descender tu bebé, pudiendo llevarte a que tu trabajo de parto sea más corto, y un expulsivo más efectivo pues la consciencia de esa zona, que usualmente tenemos adormecida o desconocida, te permitirá enfocar y dirigir tu pujo mucho más asertivamente y evitando los desgarros.

Finalmente, en el postparto, te permitirá avanzar muy rápido en la recuperación del tono de tu piso pélvico, disminuyendo la incontinencia urinaria, y manteniendo la fuerza, incluso para el disfrute de las relaciones sexuales más adelante. Es por todo esto que para esta semana te invito a realizar ejercicios que fortalezcan esta zona de tu cuerpo.

En nuestro acompañamiento del "Curso Prenatal" encontrarás estos y otros ejercicios para fortalecerte física, emocional, mental y espiritualmente para vivir una gestación y parto más consciente.
Created with