Semana 22 de gestación

Ya está transcurriendo la semana 22 y tu bebé sigue con su crecimiento en aumento, hoy es probable que esté midiendo entre 25 y 26 cm. y su peso aproximado sea de 350 gramos. 
Write your awesome label here.
EL BEBÉ
Tu bebé está cada vez más grande y ya tu cuerpo lo siente, es posible que el útero esté más arriba de tu ombligo.

Como te hemos venido contando el cerebro de tu bebé sigue en desarrollo aumentando de peso aproximadamente 90 gramos al mes, ¿no te sorprende mucho cada avance que tiene tu bebé?. Es ahora cuando comienza a desarrollarse el cerebro límbico, que es la parte de nuestro cerebro que registra las emociones y sentimientos humanos. Es posible que a partir de ahora tenga manifestaciones emocionales y cambios de humor, claro que mucho tiene que ver con los tuyos, Recuerda que hoy tanto tú como tu bebé comparten de manera fusionada su campo emocional. Aprovecha para establecer contacto, háblale, cuéntale qué te pasa, descríbele que sientes, para que cada vez más se haga un registro de su propia existencia. Esto también aplica para que tu pareja lo haga, el registro de su voz será importantísimo para tu bebé.

En su carita ya están formados, párpados, cejas, y pestañas (esta semana empiezan a parpadear), imagina que ya es todo un bebé, con su pielcita arrugada, que dentro de poco tendrá unos buenos gramos que lo van nutriendo y permitiendo crecer.

Los niños en sus testículos ya tienen algunos espermatozoides y los va a seguir produciendo en el transcurso de su vida, en cambio en los ovarios de las niñas ya están todos los óvulos que tendrán durante toda su existencia.

LA MAMÁ
Probablemente te sientas despistada, y empieces a experimentar el llamado “cerebro de embarazada”. Mucho se ha estudiado al respecto y puedo contarte que durante la gestación y luego en la crianza tu cerebro sufrirá una poda neuronal en la que se activarán otras conexiones de absoluta empatía con tu bebé. Partes en el cerebro como el relacionamiento, la empatía con otros, la memoria, la capacidad de atención y concentración pueden verse afectadas durante este período, gracias a todas las conexiones nuevas que se vienen presentando en la que tus hormonas influyen cantidades. Conéctate desde el amor contigo y llénate de paciencia porque algunos expertos afirman que, gracias a la poca cantidad de sueño durante el primer año, este cambio permanecerá (y a mucho más de 1 año que llevo de maternidad, podría decirte que ese cerebro de embarazada se quedó habitando por los laditos).

Cada día en el desarrollo de tu bebé va ganando peso y nutrición, ello se ve reflejado igualmente en tu peso, no nos gusta determinar cuántos kilos debes subir, esto sólo lo debe mencionar tu médico o nutricionista, que te conoce y además te ha hecho el acompañamiento según tu peso inicial. Es posible que haya mujeres que, en vez de subir, bajen su peso o lo mantengan, todo depende de cada organismo, hábitos y tu propia historia. Por peso de tu pancita puedes sentir calambres, debido a la sobrecarga en tu espalda. En este momento puedes ver que la curvatura de tu columna cambia inclinando tu cabeza hacia atrás y la parte baja de tu espalda hacia adelante, ello trae como consecuencia que un nervio se presione dando como resultado a esos calambres tan molestos que pueden despertarte a media noche.

Haz estiramientos o posturas de yoga previo a dormir que pueden servirte. A partir de ahora que ya se ve prominente tu barriga, será indicativo del ritmo del crecimiento de tu bebé, si bien todas las pancitas pueden tener múltiples tamaños y formas, son un indicador de crecimiento normal y saludable. La medida es correspondiente con las semanas de embarazo, considerando 2 centímetros por encima o por debajo, es decir qué si estoy en la semana 22, mi barriga mide entre 20 y 24 centímetros (recordando que cada mujer es única).

Puedes experimentar que, así como se estira la piel de la barriga, también puede estirarse la piel de las caderas, los senos, los muslos y aparecer por este estiramiento las famosas estrías, no existe fórmula alguna ni para eliminarlas, ni para evitar que aparezcan, sólo puedes hidratar muy bien tu piel con crema o aceite vegetal de almendras mañana y noche haciendo leves caricias, de manera que te hidratas y te consientes al mismo tiempo.

Otra de las contribuciones de la cantidad de estrógeno en tu piel, es la aparición de unas venitas rojas, como arañitas, en la cara, el cuello, en la parte superior del pecho y los brazos, que desaparecerán después del parto.

COMO OBSTETRA TE RECOMIENDO
En esta semana 22, el hecho de que tu útero ya esté por encima de tu ombligo puede provocar complicaciones en el retorno venoso, algo que a su vez puede provocarte hinchazón y sensación de peso u hormigueo en las piernas. Es importante, que si trabajas mucho tiempo sentada o parada hagas tus pausas activas. Haz ejercicios moviendo tus pies hacia adelante y hacia atrás, de un lado a otro para estimular el retorno venoso, caminar una vez al día y durante 1 hora, tomar agua; en la noche, darte un baño de relajación en tus pies con sales, y al dormir, una almohadita bajo tus pies puede favorecerte también.

Tu cuerpo sigue dando paso a tu bebé, eso incluye a los huesos y ligamentos de tu pelvis que se están ampliando, pudiendo causar malestar o dolor especialmente en el pubis; esta condición denominada pubalgia puede ser bastante molesta y el dolor podría aumentar al caminar y al cambiar posiciones. Podrías manejarlo con calor, esto aliviará las tensiones generadas por la distensión del ligamento que es lo que te causa ese dolor.

COMO DOULA TE INVITO
Siguen avanzando los cambios, y quizá no siempre te sientas muy feliz con lo que vas viendo. Son cambios a tantos niveles que quizá no has terminado de asimilarlos, He acompañado mamás que se sienten aturdidas y me preguntan dónde está lo bonito de la gestación, porque trabajan largas horas, o turnos, se sienten más exigidas por su entorno, sumado a su propia necesidad de demostrar que siguen siendo capaces de cumplir con todo.

Los cambios que estamos viviendo durante la gestación, y sus enseñanzas, no son ajenos a las necesidades que vamos a tener en el postparto. Por eso hoy te propongo que identifiques los cambios que estás viviendo y en lugar de resistirlos, observes qué es lo que reconoces de ti ante esos cambios, con amor, sin juicios, y verás cómo se van convirtiendo en los resortes que necesitarás para vivir el postparto de la mejor manera posible.

Si quieres sentirte acompañada en este proceso y conocer más prácticas para fortalecer el vínculo con tu bebé, y confirmar que es posible nacer con amor puedes acceder al curso prenatal Online que hemos diseñado para ti.
Created with