Semana 7 de gestación

Tu bebé cada vez se parece más a una personita aunque sigue estando en forma de C. Esta semana la inicia midiendo alrededor de 10 mm. y pesa un poco menos de 1 gramo, pero al finalizar la semana habrá duplicado su tamaño a 12 mm aproximadamente.
Write your awesome label here.
EL BEBÉ
Tu bebé ahora tiene una cabeza muy grande en comparación con el resto del cuerpo, y aparecen en ella las fosas nasales y el cristalino de sus ojos (aunque el tamaño de la cabeza se irá compensando, incluso al nacer te darás cuenta que sigue teniendo más grande su cabeza que el resto del cuerpo).

Su corazón se divide en cavidades y su cerebro en hemisferios; en éste ya empieza la formación de las neuronas.
Las prominencias que habían iniciado la semana anterior y que corresponden a extremidades superiores e inferiores, para esta semana tomarán mayor forma. Inicialmente parecerán paticas de pato, pero para el final de esta séptima semana ya se empezarán a formar los dedos tanto de las manos como de los pies.

La placenta aún no está preparada para servir de fuente de nutrición para el bebé, pero continúa su desarrollo. Más allá de lo funcional quiero compartirte algo que me parece preciosísimo y perfecto de la biología, en las primeras semanas cuando se está haciendo la división celular, unas células van a formar a tu bebé y otras la placenta, lo que quiere decir que este órgano tiene células también del padre, y que además será el único tejido del bebé que entrará en contacto directo contigo. Para poder funcionar, la placenta debe adherirse a tu útero y así poder obtener los nutrientes y el oxígeno. Lo que te quiero resaltar realmente, es que la placenta podría ser leída por tu cuerpo como un cuerpo extraño y podría tender a rechazarlo, sin embargo, la placenta trae un sistema de células especiales que son leídas y reconocidas por tu sistema inmunitario con el que no sólo decide no atacarla sino que la protege y le permite adherirse a tu útero.
 
Para este momento también se forma una hernia umbilical que permanecerá por un tiempo más, mientras se sigue formando el cordón umbilical por el que la placenta pasará el oxígeno y nutrientes, ¡Además de ser el lazo que te unirá a tu bebé durante toda la gestación!.

La Placenta tiene células tanto de la madre como del padre, y es el único tejido del bebé que entrará en contacto directo contigo en tu vientre.

LA MAMÁ
Tu cuerpo sigue también en transformación y para esta semana se dispone a crear estrategias para proteger a tu bebé (que hasta ahora sigue siendo un embrión aunque en PARIR.CO nos gusta decirle bebé).

Se empieza a formar el tapón mucoso (que en el momento del parto expulsarás) manteniendo cerrado el cuello del útero y protegiéndolo del mundo exterior. Todo tu sistema inmune se ha adaptado para tolerar a tu bebé y no atacarlo al reconocerlo como extraño.

Los cambios de humor siguen estando al orden del día, vale recordarte que el primer trimestre es el que más altibajos emocionales trae consigo, por eso es normal que aún te sientas una montaña rusa. Respira y recuerda que esto también va a pasar.

Los síntomas que hemos mencionado en las semanas anteriores pueden continuar, como náuseas, vómitos, malestar hacia algunos olores o sabores, cansancio, sensibilidad y dolor en los senos, reflujo, exceso de salivación, aumento de la frecuencia con que orinas y estreñimiento. Todos estos síntomas son causados por las hormonas HCG y progesterona. Cerca al 80% de las mujeres presentan estos síntomas… si haces parte de este porcentaje, ¿Ya encontraste cómo calmarlos? Cuéntanos qué te ha funcionado. Si eres del 20% de mujeres que no los presenta, ¡Disfrútalo! Nada que temer, todo está bien, cada cuerpo es único, cada mujer es única (esto recuérdalo para el parto y la maternidad).

¿Ya diste la noticia de tu gestación?, algunas mujeres prefieren esperar a llegar a la semana 12, cuando el bebé ha terminado de afianzarse, y el periodo de desarrollo y crecimiento más crítico ha pasado y como pareja están más tranquilos.

COMO OBSTETRA TE RECOMIENDO
En caso de que no hayas empezado el control prenatal la idea es que lo hagas pronto para que te ordenen todos los exámenes de laboratorio necesarios y las vitaminas que son recomendables en este período.

Para esta semana los síntomas como vómito, náuseas y reflujo suelen están bastante presentes, para manejarlos debes tener varias cosas en mente:
  1. Primero, puedes utilizar algunos remedios caseros como el jengibre y el limón que suelen mejorar bastante el malestar, al igual que masticar pedacitos de hielo.
  2. Segundo, debes empezar a cuidarte un poco con la alimentación, intentando comer entre 5 y 6 comidas diarias con porciones moderadas (te sentirás mejor comiendo varias veces al día pero cantidades más pequeñas que comiendo 3 veces al día en cantidades más abundantes); también es importante que moderes un poco los aliños con los que condimentas tu comida.
  3. Podrías asesorarte para usar algunos aceites esenciales que te podrían ayudar, como el de Jengibre o Limón
  4. Por último, hay unos medicamentos seguros para usar durante el embarazo y que son muy efectivos en el control de éstos síntomas; si tus náuseas y vómitos no mejoran con los dos primeros puntos, es importante que consultes con tu médico sobre la necesidad de usar estos medicamentos.

COMO DOULA TE INVITO
¿Has percibido que muchas veces comemos sin darnos cuenta la cantidad o el sabor de los alimentos?

La cotidianidad y sus afanes nos han llevado a sentir que debemos estar con un ritmo acelerado todo el tiempo, y esto nos ha llevado a desconectarnos de las pequeñas acciones que realizamos día a día. Es por eso que hoy te invito a conectar con tu presente de manera consciente.

Como ésta es una semana en la que te invitamos a prestar atención a tu alimentación, lo usaré de excusa para invitarte a meditar con los alimentos. ¿Eso qué significa? Que cada alimento que tomes va a entrar a ti con toda tu atención puesta en él, la cantidad que te sirves, la textura y sensación en la boca, vas a masticar como si fuera la primera vez probando ese alimento, para descubrir su sabor, y sentir qué experiencia queda en tu boca al tragar.

¿Y esto para qué me va a servir? La atención plena te va a servir para la vida, para estar presente, para tener elementos que te permitan accionar, para entrenar tu mente y elegir intencionalmente hacia dónde llevar tu atención, tu foco. Y créeme, para tu parto, postparto, maternidad y la vida en general, ¡Será tu gran aliada para vivir cada momento de la mejor manera posible!. ¡Practícala y nos cuentas cómo te va!

Nos vemos tu próxima semana para seguir acompañándote en este proceso de crecer juntos.
Created with