Semana 25 de gestación

A las 25 semanas de embarazo, el bebé mide unos 30 centímetros desde la coronilla hasta el talón y su peso medio es de 600 a 700 gramos. Hasta esta semana los bebés crecen tomando la media, pero a partir de ahora la genética y los factores ambientales toman un lugar importante.
Write your awesome label here.
EL BEBÉ
Los órganos de tu bebé ya están más listos en pos de su evolución, los riñones hacen su parte y su desecho es cada vez más parecido a la orina, desde sus componentes. El bebé tiene varias fórmulas para regular la temperatura, su propia piel, que cada vez tiene más grasa que la cubre, y el flujo sanguíneo del cordón que le ayuda a tener una temperatura similar a la de la mamá. 

En esta semana ya puede abrir los párpados y tiene pestañas, por su parte, tantos las palmas de las manos como las de los pies se llenan de queratina y el proceso sigue esparciéndose por toda la piel. Ya puede mover su lengua y sacarla de la boca, y su sentido del oído está más desarrollado que todos, ya que gracias al líquido amniótico las ondas sonoras se extienden generando amplificación y esto a su vez se convierte en estímulo auditivo para tu bebé.

Sigue moviéndose cambiando de posición hasta que su espacio ya se reduzca dejándole en una sola posición, pero tranqui esto se da unas semanas antes de nacer.

La semana 25 y en general el segundo trimestre es de mucha placidez, en donde los cambios que se presentan ya se vienen estabilizando. Sigue creciendo tu bebé y lo que necesitas ahora es estar cada vez más cómoda, y esto incluye, posturas, ropa, alimentación y tu sueño.

LA MAMÁ
Es muy común presentar problemas gástricos como reflujo y ardor en la boca del estómago, esto se debe a varios factores: primero, la progesterona relaja el esfínter entre el estómago y el esófago y además enlentece el vaciamiento del estómago; y segundo, tu bebé está creciendo y al hacerse lugar, disminuye el espacio que antes podía ocupar el estómago.
En esta etapa, los gases y la distensión intestinal también son frecuentes y a veces pueden generar dolores abdominales. Aunque es posible que pudieras confundir esta sensación con contracciones, recuerda que se diferencian porque en estas últimas, el útero se pone tenso y luego se relaja cada cierto tiempo.
Sigue tu proceso de embellecimiento, tu pelo y piel se benefician de las hormonas y la sangre corriendo en tu cuerpo, ahora tu pelo no se cae mucho y puede que ya tengas aparición de vello en otros lugares, además los que antes eran casi imperceptibles, ahora están grandes y gruesos, relájate, como te hemos contado con otras cosas, todo cambia cuando nazca tu bebé.


COMO OBSTETRA TE RECOMIENDO
Si durante esta semana te haces una ecografía, verás perfectamente cómo tu bebé da pataditas, bosteza, saca la lengua, se ríe, se lleva las manitas a la boca y no para de moverse. También escucharás los latidos de su corazón, que laten muy rápido, a una frecuencia de entre 110 y 160 latidos por minuto, lo sentirás como ese galope de caballo que llega rapidito a tu corazón.

Además, necesitas más líquidos, por eso es importante vigilar que siempre estás hidratada, puesto que la hidratación insuficiente, combinada con el estiramiento de la piel, puede provocar comezón. Sin embargo, si tienes una comezón que se hace difícil de soportar es importante que consultes con tu médico pues hay condiciones que deben descartarse. Las más frecuentes son la colestasis intrahepática del embarazo y la PUPPE (pápulas y placas pruriginosas y urticariformes del embarazo). La anemia fisiológica también suele ser bastante común en el segundo y el tercer trimestre de gestación. Esto ocurre porque el aumento del plasma es mayor que el de los glóbulos rojos, por lo tanto éstos últimos quedan más diluidos (razón por la cuál a la anemia del embarazo también se le conoce como “anemia dilucional”). En caso de que tus exámenes salgan alterados, se te sugerirá tomar suplementos de hierro y aumentar el consumo de éste en los alimentos de tu dieta

COMO DOULA TE INVITO
A sentirte poderosa durante estos días. Hay un cierto halo de grandeza en cada mujer embarazada y tú eres una de ellas. Cuando la mujer está gestando, se llena de una energía vital altísima, así que durante esta semana, pensando en tu poder, camina con la certeza de que cada paso es un camino empoderado y lleno de sabiduría para continuar tanto la gestación como el parto y la crianza, y, además, aprovéchate de esa energía para darte un regalo, cualquiera que sea significativo para ti. Esa comida que tanto te gusta, ese vestido nuevo, esa carta de amor que quieres darte, esa mirada al espejo con una sonrisa para ti.

Maternar comienza por maternarte a ti misma, así que conecta contigo para fluir de la mejor manera en tu proceso de gestación, parto y postparto. Recuerda que un gran regalo que podrías darte, es nuestro curso Prenatal, ¡no te lo pierdas!
Created with