Semana 13 de gestación

¡Bienvenidos oficialmente al segundo trimestre! Llevan un camino juntos de 13 semanas, tu cuerpo de acoplarse y tu bebé de sostenerse y continuar su crecimiento.
Write your awesome label here.
EL BEBÉ

En esta semana tu bebé ya mide entre 6 y 8 centímetros (recuerda que la medición se hace desde la coronilla hasta las nalguitas), es decir, está más o menos del tamaño de una mandarina pequeña y pesa aproximadamente 14 gramos.

Todas sus articulaciones están formadas, los brazos y las piernas se estiran, el desarrollo de su cerebro (y su sistema nervioso) avanza con gran  velocidad, comenzando por las fibras motoras que empiezan su maduración controlando los movimientos. Sumado a esto, tu bebé comienza a producir orina, aumentando el líquido amniótico en el que está flotando gustosamente, lo cual amplía su abanico de posibilidades de movimiento.

Todos los órganos de tu pedacito de vida siguen desarrollándose de una manera increíble. Tu bebé ha comenzado a fabricar los glóbulos rojos, pero mientras está en tu útero, esto ocurre en el hígado.

En este segundo trimestre es muy posible que hayan desaparecido o disminuido en gran medida los síntomas.

LA MAMÁ
Usualmente en este período las mujeres suelen sentirse más vitales, con mayor energía y por lo tanto con mejor disposición hacia la vida y su cotidianidad. Por ende, es el trimestre en el que más activa te sentirás (ya pasaron los malestares del primer trimestre y aún no sientes el peso del tercer trimestre), incluso, a una parte de las mujeres les puede aumentar el deseo sexual (no es a todas y por eso debes estar muy conectada con tu cuerpo, tu propio deseo y con tu pareja para encontrar alternativas que los haga sentir bien a los dos). 

Si bien los síntomas que conocías pueden estar alejándose, otras sensaciones pueden estar llegando y es posible comenzar a notar alguna presión en la pelvis ocasionada por el útero, lo puedes sentir a manera de cólico, punzada en la ingle o bajo vientre, incluso podrías sentir una tensión en la parte baja de la espalda o cadera. Esto puede ser a causa de las hormonas y también a que tu cuerpo se está ensanchando para permitir el movimiento de tus órganos, el crecimiento de tu bebé y como consecuencia de la retención de líquido causado también por las hormonas. 

Tú lo irás sintiendo, quizá se esté llegando el momento de incluir en tu closet algunas prendas que te brinden comodidad y que te permitan jugar con algunas otras que tengas y aún puedas usar. Puedes también ver cómo se afecta el tránsito intestinal generando dificultad al momento de ir al baño, es por esto que, si sufrías de estreñimiento antes de tu gestación, en este período se te pueda intensificar. Para ayudarte a tener bienestar es importante incrementar tu hidratación y consumo de fibra, así como tu paciencia para la entrada al baño (el afán en estos casos no será tu mejor aliado). Si a pesar de estas medidas sigues presentando muchas dificultades, es importante que consultes con tu médico qué otras medidas puedes implementar.

COMO OBSTETRA TE RECOMIENDO
Gestar vida es una maravilla, es la perfección desarrollándose dentro de ti y esta maravilla viene acompañada de retos. Por eso te invito a encontrar alternativas que te permitan sentirte cómoda y en bienestar para disfrutar esta etapa que estás viviendo, por ejemplo, si has comenzado a retener líquidos lo puedes contrarrestar disminuyendo tu consumo de sal, hacer pausas activas (sobre todo si trabajas mucho tiempo sentada) y ponerte prendas cómodas, sobre todo en la parte inferior, es decir, pantalones o faldas que no te impliquen mucha presión. Además puedes empezar a experimentar aumento en la temperatura de tu cuerpo, usar esta ropa cómoda puede ayudarte a sobrellevarlo.

Es importante que tengas claro que no necesitas comer por dos ni hacer dieta para evitar subir los kilos que correspondan, en el equilibrio está la magia (para la alimentación y para la vida). La actividad física sigue siendo un espacio para aumentar tu energía y vitalidad, así como para dar flexibilidad a tu pelvis y fuerza a tus piernas. Insisto que depende de lo que te haga sentir bien, si vas a caminar por obligación no te va a servir de mucho, es preferible algo tranquilo pero que te conecte. Natación, yoga y pilates son algunas de las actividades que puedes contemplar como opción para traerte bienestar.

COMO DOULA TE INVITO
Como te comentamos antes, el yoga prenatal es un espacio maravilloso que te puede ayudar a conectar contigo, tu bebé, tu respiración y tu cuerpo en general como herramienta perfecta para parir y traer vida a esta tierra. Anímate a buscar centros de yoga en tu ciudad que brinden espacios para gestantes, será un espacio para ti, donde además conocerás a otras maravillosas mujeres que están viviendo la misma experiencia que tú. O en las redes puedes encontrar clases donde en la comodidad de tu casa puedes hacer la práctica.

Como te lo hemos dicho, es un momento de conexión contigo y tu bebé, ahora que está más formadito e inclusive desde antes, háblale, cuéntale que te pasa, qué haces, es una buena compañía durante todo el día.

En nuestro curso Prenatal encontrarás muchos ejercicios para conectar desde la respiración y otras prácticas súper valiosas. ¡Conócelo!

Nos vemos en tu próxima semana para seguir acompañándote en este viaje tan maravilloso.   
Created with