Semana 3 de gestación

En la tercera semana del ciclo se produce la fecundación del óvulo, algo que marcará el inicio de uno de los procesos más profundos de una mujer y su pareja. Si bien puede ser que hayas sido consciente del momento en que quedaste embarazada (no somos muchas las que nos damos cuenta), aún es posible que no hayas sentido nada, podrías estar cerca de comenzar a sentir los primeros síntomas de tu gestación.
Write your awesome label here.
Con la eyaculación, entre 200 y 300 millones de espermatozoides emprenderán el camino por la conquista, sin embargo serán entre 300 y 500 los que logren llegar a la Trompa de Falopio, y será sólo 1 el que logre dar muestra de su vigorosidad para que el óvulo le permita entrar a fecundarlo.

Dentro de este proceso de fecundación, los núcleos del óvulo y del espermatozoide se fusionan, aportando cada uno 23 cromosomas. Es decir, para este momento el embrión ya dispone de 46 cromosomas con la información genética de mamá y papá. A los 3 días de la fecundación ya se ha formado una mórula, que es una estructura similar a una mora compuesta de 16 células. Las que se encuentran hacia el interior formarán el embrión, mientras que las que se encuentran en la parte externa formarán la placenta.  
Entre los días 6 y 12, después de la fecundación, ocurre la implantación del embrión en el endometrio del útero materno.  

¿Sabías que es el óvulo quien accede a ser fecundado y no el espermatozoide quien entra colonizando?

LA MAMÁ

Para esta semana el embrión le hará saber a tu cerebro (a la glándula pituitaria) de su presencia. Esta glándula producirá una hormona llamada Gonadotropina Coriónica Humana (GCH), la cual impactará en pausar tu ciclo menstrual y en mantener altos los niveles de la Progesterona, hormona que sostendrá el embarazo durante las 40 semanas de gestación. 

Como te mencionamos al principio, aún es pronto para sentir los síntomas de la gestación, sin embargo, podrías sentir aumento en el tamaño de los senos o dolor continuo en esa parte del cuerpo. También podría haber una sensación de somnolencia y cansancio, irritabilidad, cambios en el estado de ánimo, incluso mareos aislados. Es muy frecuente la sensación de cólicos, que pueden persistir por varias semanas. 
Si bien muchas mujeres se dan cuenta de su embarazo en unas semanas más adelante, si estas leyendo esto es porque estás buscando bebé o porque lo identificaste muy pronto. Así que te invitamos a cuidar tu alimentación, incluyendo en tu dieta alimentos que te brinden un adecuado aporte nutricional. Esto no solo te beneficiará a ti, haciéndote sentir mejor mientras vives todos estos cambios, sino que también permitirán que el embrión se desarrolle correctamente. 

COMO OBSTETRA TE RECOMIENDO

Aunque sólo estés de 3 semanas de embarazo ¡Nunca es demasiado pronto para pensar de qué manera tus hábitos y tu comportamiento pueden influir en el crecimiento del pequeño! El embarazo es una buena oportunidad para cambiar costumbres viejas e iniciar nuevos hábitos más saludables.   
  
Las vitaminas y los minerales desempeñan una labor importante en todas las funciones del cuerpo. En el embarazo se necesitan más ácido fólico y hierro, que en una mujer que no está embarazada. El ácido fólico es importante para ayudar a prevenir algunos defectos congénitos graves en el cerebro y la columna vertebral del feto, que se conocen como defectos del tubo neural. Muchos alimentos contienen ácido fólico, como: el cereal, el pan, la pasta enriquecida, el maní, los vegetales de hojas verde oscuro, el jugo de naranja y los frijoles. Puede que sea difícil recibir la cantidad recomendada de ácido fólico de los alimentos solamente y por este motivo todas las mujeres embarazadas y todas las mujeres que pueden quedar embarazadas deben tomar un suplemento vitamínico diario que contenga ácido fólico.  
Durante el embarazo se requiere aproximadamente el doble del aporte de hierro, comparativamente con mujeres no embarazadas. Por esta razón es importante el consumo de suplementos que contengan hierro, pero además aumentar el consumo de carnes, granos, espinaca, etc. La absorción del hierro es mayor si se consume junto con alimentos con un alto contenido de vitamina C, como frutas cítricas.

Debes eliminar el consumo sustancias nocivas, tales como el tabaco, alcohol y drogas. Se debe limitar el consumo de cafeína (café, té y chocolate) a 200mg diarios (aproximadamente 2 tazas de café al día); esto se debe a que un consumo mayor puede aumentar el riesgo de aborto espontáneo.
También es importante limitar el consumo de mariscos, carnes crudas o poco cocidas y vigilar el lavado de frutas y verduras.
Si tienes mascotas, debes plantear algunos cambios en los cuidados de ellas. Por ejemplo, si tienes gatos, será importante tener en cuenta que el cambio de la arena sería ideal que lo haga otra persona. 

COMO DOULA TE INVITO

Además de todos los cuidados que te sugerimos, te invito a realizar el siguiente ejercicio:

Realiza una respiración pausada (inhala en 4, sostén en 4 y exhala en 4), imaginando cómo el aire entra hasta tu abdomen y oxigena todo tu cuerpo y el de tu bebé. Cuando sientas que tu corazón está en calma, visualiza cómo dentro de ti se está gestando una vida, observa las imágenes y sensaciones que te llegan.
Podrías tomar nota de lo que va sucediendo, hacer un diario para luego compartirlo con tu bebé o simplemente dedicarte a sentir lo que va sucediendo.
¡Nos vemos la próxima semana para seguir acompañándote en este maravilloso y retador viaje!
Created with