Semana 40 de gestación

Ahora tu bebé ha alcanzado el tamaño máximo, mide entre 48 y 53 centímetros y pesa de 3.200 a 3.600 gramos, peso y tamaño que tendrá al nacer. ¡Ya casi lo ves si aún no ha nacido!
Escribe aquí tu increíble etiqueta.
EL BEBÉ
                            
Si no ha nacido, para esta semana los cambios serán muy pocos. Sus son más limitados debido al gran tamaño que tiene ahora y su crecimiento sigue focalizándose en la capa de grasa que lo cubre.

Vas a ver cómo lo que tanto acunaste y sentiste ya empieza a ser una realidad visible para ti.

Tu bebé puede tardar hasta la semana 42 en nacer siempre y cuando tu médico tenga todo bajo control y haga monitoreo fetal para asegurar de su bienestar del bebé.

Si ya nació tiene una necesidad constante de igualar su experiencia en el útero y ello se mantiene hasta los 18 meses (9 meses en el útero y 9 meses por fuera) que es cuando termina realmente su gestación.

Como especie llevamos siglos evolucionando, ahora nuestro cerebro ha crecido y se ha desarrollado de tal manera que es más pesado y grande. Es por ello que los primeros 9 meses de nuestro bebé en el útero son preparatorios y que vivimos otros 9 meses de exterogestación, es por ello que somos la especie que necesita tanto cuidado y atención, una vez nacemos. Tu bebé va a necesitar de ti todo el tiempo, ya que tendrá afuera las mismas necesidades que tuvo adentro:

1. Calor permanente.
2. Comida permanente.
3. Movimiento permanente.

Tu bebé estuvo durante mucho tiempo en la llamada posición fetal, piernas y manos flexionadas, vas a ver cómo cuando nazca permanecerá mucho tiempo en esa posición hasta que el paso de los meses y su movimiento vayan dándole más espacio y le ayuden a al reconocimiento de sus extremidades hasta quedar completamente estirado, puede tardar unos meses para ello.
Si bien en las ecografías tu bebé es una belleza, vas a ver cómo al nacer su carita está distorsionada por el medio acuoso en el que estuvo tanto tiempo, un poquito hinchados y con sus párpados, nariz y cabeza abultadas. Si tu parto es vaginal, quizás esté un poco alargada por la acomodación que tuvieron los huesos de su cabeza adaptándose al momento de nacer. Su piel estará con algo de vernix, sangre y con algunas decoloraciones o erupciones, sus genitales, gracias a las hormonas, pueden estar hinchados y las niñas pueden tener incluso flujo, todo ello es normal, siempre y cuando sigas de cerca la evolución de ese hermoso milagro en esta tierra. Lo que sí es claro es que si bien es un bebé que se ve frágil, es más fuerte de lo que tendemos a creer, llegar a esta tierra es cosa de valientes.

Tu bebé puede tardar hasta la semana 42 en nacer siempre y cuando tu médico tenga todo bajo control y haga monitoreo fetal para asegurar de su bienestar del bebé.

LA MAMA
                                   
Es una semana clave para tu poder, si tu bebé aún no ha nacido es un buen momento para que materialice todo lo que has pensado y soñado con tu parto. Existe una gran incidencia en tus deseos y tu realidad, pero siempre hay un aprendizaje en cada situación y la correspondencia sobre tu vivencia en lo que realmente ocurre es maravilloso. Como obstetra y Doula te contamos que hemos acompañado a muchas mujeres que gracias a su información y claridad en lo que quieren, logran un desempeño importante en su parto.

Y acá viene lo relevante, ¡Tú y tu bebé son los protagonistas del parto! Tus necesidades, tus deseos y tus peticiones son clave. Es por ello que nosotras estamos tan entusiasmadas acompañándote, puesto que hemos visto cómo las mujeres se empoderan y le dan toda la relevancia. Desde hace unas décadas, gracias a la evolución de la ciencia y junto con eventos históricos se ha marcado la historia del parto y ello evoluciona culturalmente según esa información. Los médicos, y en general la medicina, han tenido tanta importancia, relegando el poder femenino con intervenciones innecesarias. Ya conoces la información del parto y en nuestra sección, Nacer con Amor, te describe lo que creemos del parto respetado en un video maravilloso.
Vas a vivir una experiencia única en tu parto y es única porque sea el primer hijo o los siguientes, nunca se repite una vivencia, cada cual depende de tu momento de vida y de la experiencia que les corresponde vivir a tu bebé ya ti. Lo que sí es claro es que tu parto va a tener 3 momentos o etapas:
- Latente: es la primera etapa del parto, en la cual el útero se estira y disminuye el grosor del cuello haciéndolo contraer a través de las contracciones.
- Expulsivo: la segunda etapa del parto es cuando aparece la necesidad de pujar para hacer pasar al bebé por el conducto vaginal y expulsarlo de tu cuerpo.
- Alumbramiento: se le llama así a la tercera etapa, cuando se expulsa la placenta.

Tus hormonas, que han sido tu compañía durante todo este período, se destacan dando lugar a una que vale la pena nombrarla, Oxitocina, la famosa del vínculo, el altruismo, el amor y también el olvido del dolor para dar lugar al cuidado del bebé . Es el momento en que tanto tú como tu bebé, y por ende tu pareja, se embriaguen de esta sustancia tan rica que nos mantiene unidos como especie y nos hace amar y preservarnos.

Si tu trabajo de parto no avanza y empieza a verse involucrado tu bienestar y salud o el de tu bebé, es posible que hayan situaciones puntuales en las que tenga tu obstetra que intervenir, igualmente si tu parto es de alto riesgo, son muchas las variables que se considera, lo más importante es que tú estés enterada y preguntes.
                                   
COMO OBSTETRA TE RECOMIENDO

No te preocupes; el 65% de los nacimientos sufren retrasos, el 30% se anticipa y sólo el 5% nace en la fecha prevista para el parto.

Esto sucede porque la fecha calculada sobre la base de la última menstruación es estadística y no tiene presentes las numerosas variables propias de la ovulación femenina. Si estás preocupada, habla de ello con tu ginecólogo: si tu pequeño se muestra algo perezoso, podría decidir estimular su nacimiento.

Para proteger tu seguridad cuando vas al volante y cuando viajas de acompañante, siempre debes llevar abrochado el cinturón de seguridad del automóvil. La DGT recomienda que las futuras mamás se aseguren de que el cinturón está colocado en la posición adecuada, para lo que existen adaptadores específicos que impiden que el cinturón esté mal colocado y pueda comprometer el desarrollo del feto en caso de accidente. Si quieres protegerte con un adaptador de cinturón y obtener más información sobre este tema busca información.

Superar en una o dos semanas la fecha prevista de parto no tiene por qué representar un problema, y ​​los médicos suelen esperar más allá a la hora de inducir el parto. No obstante, se realizarán algunas para comprobar que el bebé sigue sano, se realizarán monitoreos con frecuencia y ecografías.

Casi el 10% de los embarazos llegan a la semana 42, sobre todo en el caso de madres primerizas, por lo que hay que mantener la calma si el momento del parto no se produce.

Para inducir naturalmente el parto se recomienda la estimulación de los pezones, las relaciones sexuales (se produce oxitocina que estimula las contracciones uterinas) y los paseos, ya que el balanceo pélvico favorece el ablandamiento del cuello del útero.
PRUEBAS DIAGNÓSTICAS: LA MONITORIZACIÓN

Si el embarazo es de bajo riesgo, a partir de la semana 40 puede realizar la monitorización del feto mediante la prueba No Estresante (NST), que consiste en la colocación de unas cintas en el abdomen y unos sensores que se conectan a un monitor que registra la frecuencia cardiaca del feto (normalmente está entre 120-160 latidos por minuto) y las contracciones de la embarazada. Se trata de una prueba para valorar el bienestar fetal que también puede realizar en cualquier otro momento del tercer trimestre si el paciente acude a urgencias refiriendo contracciones.

COMO DOULA TE INVITO

Si para este momento no ha nacido tu bebé, muy seguramente muchas personas, principalmente integrantes de tu familia, te estarán preguntando insistentemente que para cuándo, qué cuánto tiempo vas a esperar y que si estás segura de que todo está bien.

Por eso te propongo que estés muy bien informada y acompañada de tu Doula, pregúntale o pídele lo que necesitas, conversa con tu obstetra para tener las claridades de este espacio de tiempo, haz una pausa para descubrir qué actividades te proporcionarán tranquilidad en este momento, si es ejercicio, si es meditación, si es alguna manualidad, comer algo rico, hacer un último plan especial con tu pareja antes de que nazca tu bebé, etc.

Aquí especialmente necesitas escucharte, leer los mensajes de tu cuerpo, identificar lo que necesitas y buscar gestionarlo, por ti y para ti.

Y puedes repetir la siguiente frase como un mantra sintiendo la veracidad y viviendo en armonía con cada palabra: TENGO TODO LO QUE NECESITO PARA PARIR, ME TENGO A MI Y TENGO A MI BEBÉ, ESTOY PERFECTAMENTE DISEÑADA PARA ELLO, ¡CONFÍO!
Hemos llegado al final de este boletín de acompañamiento para ti, son muchas mujeres las que paren a diario y vivir una experiencia en consciencia y compañía es clave para empoderarnos y cambiar la historia. Somos muchas mujeres las que queremos parir con poder y descubrirnos en este viaje. Es por esto que nos encantaría que lo compartieras con otras mujeres y les regalaras la oportunidad de vivir Parir.co. 
Created with